sábado, 28 de septiembre de 2013

Borrador de reflexiones sobre el borrador del Presupuesto


Ya tenemos borrador de Presupuestos Generales del Estado para 2014 y no comprendo por qué no se ha echado a la calle, como un solo hombre, una masa enfervorizada entre vítores, cánticos y aplausos para animar al Bobierno en su titánica labor y reconocer sus denodados esfuerzos en levantar España después de dejarla caer con estrépito.

Llama la atención la previsión de crecimiento económico, un 0,7 %, que me recuerda la cifra que, hace no muchos años, se dedicaba a cooperación internacional y ayuda a los países del tercer mundo ¿Será que, inconscientemente, nos han situado en esa calificación?

Mientras tanto, se lustran con esmero miriadas de fanfarrias y estandartes para celebrar el epatante descenso que se prevé del número de personas sin empleo que, si nada lo tuerce, pasará del 26,7 % al 25,9 % que, traducido para los legos en asuntos de dineros, quiere decir que, ahora mismo, de cada cien personas en edad de trabajar, casi 27 no pueden hacerlo y, el año que viene por estas fechas, serán casi 26.  En la mente maltratada de los parados aflora la pregunta ¿seré yo el afortunado?

Otro de los colectivos que verá paliada drásticamente su penuria económica es el de los científicos e investigadores que miran, remiran y no terminan de creer un brutal incremento de 20 € en la partida destinada a I+D+i.  Gomas de borrar para todos.

Los trabajadores públicos están de enhorabuena, al parecer, en 2014 se van a ahorrar la incómoda visita a comisaría para denunciar que, un señor con barba y habla rara, les ha sustraído la catorceava parte de su sueldo.  Ahora bien, en el mejor de los casos, su poder adquisitivo habrá descendido ya un 20 % desde hace 5 años.  ¿Solo un 20 %?  Casta de privilegiados, eso es lo que son.

La cacareada bajada de impuestos no aparece por ningún lado; nada se sabe del atraco del IVA cultural o en productos de primera necesidad, la progresividad impositiva o el impuesto a las grandes fortunas.  Con la magra información de que disponemos solo podemos deducir que el Bobierno mira por nuestra salud:  Impuestos especiales desatados al tabaco y alcohol para que tengamos unos hábitos de vida saludables y a los carburantes para terminar con el sedentarismo que nos devora.


En total, más de lo mismo pero pintado de brote verde que, en una evolución propia del otoño, irá tornando al ocre previo a su muerte.  Hablando de muerte, nada hace pensar que la estrategia de laminación progresiva de pensionistas y abandono vergonzante de personas dependientes vaya a sufrir ninguna variación (a mejor).  Todo esto sin conocer la letra pequeña y su alcance dañino y con una duda revoloteando sobre nuestras cabezas mecida por la brisa ¿Cuánto habrá descendido el dineral que se lleva la Iglesia Católica por amargarnos la vida?

6 comentarios:

Javier Marcos dijo...

El brote verde-ocre-negro.
Un abrazo Fermín

javier dijo...

Sublime, como siempre, Fermín. Un saludo.

Goyo65 dijo...

Fermín for President

Florentino Ariza dijo...

Me impresiona la facilidad que tienes para escribir lo que muchos pensamos y no sabríamos explicar.

Sensacional, como siempre.

Un abrazo

Anónimo dijo...

COMO SI EXPRESSA DIVINAMENTE,FIRMIN!

javier gonzalez dijo...

Yo, espero ordenes.
Hasta que llegue el Buenaventura Durruty (terminado en ye, que 'mola' más)del siglo XXI y comience a dar ordenes, no digo ni mu.