domingo, 30 de junio de 2013

Informe de la autopsia realizada a algunos titulares.


Wert cree que la nueva ley evitará dar becas “en forma de limosnas”
Si el Ministro de Educación (para quien pueda pagarla) cree que las becas son limosna, sugiero humildemente que dedique el dineral que, año tras año, se lleva la Iglesia a universalizar las becas a los estudiantes.  Garantizaría la igualdad de oportunidades y los obispos no podrían negarse a la puesta en práctica de una virtud tan cristiana como la Caridad.

Cospedal asegura que nunca un partido ha hecho un “striptease” como el PP
Dando por buena la afirmación de Loli “La Bien Pagá”, convendría prescindir del uso indiscriminado de PhotoShop y descubrir la cruda realidad plagada de celulitis, panza rebosante de caviar, burdos costurones de puñaladas cerradas en falso, tatuajes con la imagen de billetes de 500 €, prótesis de implantación helvética y dentaduras blindadas para devorar ciudadanos; posando en un decorado compuesto por un mural basado en el Código Penal plagado de comentarios soeces.

Fernández Díaz insiste en que nadie en el PP debe temer nada de Bárcenas
Eso es lo que se llama: Negar una negación que, como todo el mundo sabe, es otro modo de afirmar.  Decir que NADIE debe temer NADA equivale a expresar que TODOS deben temer TODO.  El inconsciente es, a veces, muy traidor.

Bárcenas amenaza a un abogado señalándole mientras decía: “Socialista, me vas a encontrar”
Y no le falta razón, en el momento que el abogado interpelado, al parecer, de ideas socialistas, quiera encontrar a su airado interlocutor, solo tiene que dirigirse a la cárcel de Soto del Real y preguntar por el interno Luis Bárcenas Guitérrez. Lo encontrará de inmediato. No tiene pérdida.

El Gobierno crea, a principios del verano, un impuesto sobre al acondicionado
En la misma línea, sopesan aplicar un gravamen sobre calefacciones con los primeros fríos, otro sobre antihistamínicos en primavera, una tasa de desgaste de aceras a los peatones y otra sobre contaminación de agua para las duchas.

El Rey bromea sobre su salud: “Es un asunto de tornillos”
Algo sospechábamos…

Botella vende al 50 % parte de unos cuadros de Tapies, Chillida o Miró que costaron 4 millones

Se excusa argumentando que se compraron por un mero interés decorativo pero, como todo el mundo puede observar, son horrorosos y solo el marco es aprovechable.  Termina espetando que bastante esfuerzo han hecho con no convertirlos en tablones de anuncios.

sábado, 29 de junio de 2013

He soñado con Bárcenas. Debo hacérmelo mirar…


El encarcelamiento de Luis Bárcenas, por fin, ha supuesto una catarsis que nos ha servido para desahogar toda la bilis acumulada durante estos meses, no obstante, solo es una medida inicial que, si en el terreno judicial todo transcurre con normalidad, terminará desembocando en la disección de la compleja trama delictiva de la que formó parte y, en consecuencia, seremos testigos de un nutrido desfile de candidatos al tour Audiencia Nacional – Soto del Real que promete unos entretenidos meses al espectador mínimamente curioso.  Los fabricantes de tinta y papel prensa están de enhorabuena.

Siguiendo la elucubraciones expresadas en este foro (http://untristetigre.blogspot.com.es/2013/06/supongamos-que.html), esta noche he tenido un sueño que comparto con vosotros para calmar mi desazón y, también, serviría para entretener unos minutos en hacer unas cuentas, tan groseras como plausibles, que nos ayudarían a comprender el alcance monstruoso del latrocinio onírico:

Los Presupuestos Generales del Estado han servido, durante muchos años, para pagar un sin fin de obras públicas como autopistas desiertas, aeropuertos peatonales, trazados del AVE de nunca acabar con estaciones carísimas en el medio de la nada, obras faraónicas absurdas e inconclusas y decenas de edificios singulares con el único denominador común de su elevado precio.  En total, la cifra salida de nuestros doloridos riñones ascendería a decenas de miles de millones de euros y no sería descabellado sospechar que esas adjudicaciones llevaran aparejada una comisión para el adjudicante de, supongamos un 10 %, de lo que se deduce que, algunos miles de millones de euros, habrán ido a parar a manos bastardas que, en un pase mágico, hicieron desaparecer en paraísos fiscales.

Otra herida, que sangraría copiosamente, estaría localizada en las innumerables privatizaciones de servicios públicos a pequeña y media escala (sanidad, educación, limpieza urbana y recogida de basuras, servicios al ciudadano, etc.) que habrían dejado otro “pequeño capitalito” al albur de comisiones, tapabocas y posterior incorporación del sobrante a una contabilidad subterránea que, agradecida, garantizaría la permanencia en el puesto de unos “comerciales” tan productivos.

Volveríamos a sumar y el montante total se nos va unas cantidades mareantes que van a una cuenta común y centralizada y, sabiamente administradas por el contable mayor garantizan, tanto la salud financiera de la empresa, como un reparto estable de “dividendos” que mantendría a todos los intervinientes contentos y en silencio.

Sobra aventurar que, ese contable mayor, gozaría de una compensación en forma de jugosas comisiones que habrían ido a parar a cuentas opacas en el extranjero ¿50 millones de euros?

No existe una estructura perfecta, todas tienen un punto débil que, aunque es difícil de encontrar, si es convenientemente acometido, hará desmoronarse todo el entramado.  En este caso, aparentemente, la clave se encuentra ingresada en Soto del Real y unos la atacarán con contundencia y, otros, la reforzarán  al máximo.  Veremos cómo se resuelve el asedio.


¡Qué cosas más raras sueño! ¿Verdad?

domingo, 23 de junio de 2013

Santamaría: “Ha llegado la hora del sacrificio de los políticos”


“Sacrificio” es una palabra polisémica que, dicho así, suena muy culto y elegante (incluso pedante) pero solo quiere decir que tiene muchos significados y, como consecuencia, diferentes interpretaciones que dependen del contexto de la frase donde se incluya.

Atendiendo a ese criterio, la sentencia de la Vivepresidenta Soraya cobrará un sentido u otro en función de quién la lea y de su estado de ánimo.

Tras unos años deslizándonos por un tobogán, cada vez más empinado, hacia las cloacas de la calidad de vida, no sería descabellada la imagen de una fila de políticos, con nombres apellidos y caras perfectamente reconocibles, a la puerta de una oficina de desempleo armados, en muchos casos, con magras carpetas donde guarden los documentos que acrediten su escasa vida laboral.  En el mejor de los casos, cambiarían su inmaculada indumentaria por el vistoso uniforme de dispensador de hamburguesas y el estudiado discurso plagado de vaguedades por un certero: Doble de pollo con patatas pequeñas… aunque, la mayoría, dará con sus huesos en algún ayuntamiento aprovechado que les ponga a cavar en parque y jardines, bajo un sol de justicia, o a participar activamente en el infierno veraniego de la Operación Asfalto y gozar de sus aromáticos efluvios.  Esta ensoñación se produciría simultáneamente en, al menos, seis millones y pico de mentes ávidas de satisfacciones.

Los jugosos sueldos, dietas y mamandurrias de sus señorías quedarían sujetos a los rigores del Salario Mínimo y desaparecería, como por ensalmo, la ayuda tan necesaria de 1.800 € mensuales para el alquiler de su vivienda (¡Jodó, qué vivienda!) y, en poco tiempo, serían legión los diputados y senadores de provincias (qué rancio suena ese término) que acudieran a Ada Colau y la PAH para tratar de evitar su inminente desahucio y quedar a la intemperie de la mano de sus sensibles criaturas bilingües con uniforme de colegio privado.

Espero, confío y deseo que, la Vivepresidenta, no haya hecho referencia a otro de los significados de “sacrificio” y no estuviera pensando en una larga cuerda de presos que, en plaza pública, esperara su paso inexorable por los afilados rigores de la guillotina (gran invento francés) o, para los patriotas irreductibles, ese garrote vil tan nuestro.

Qué decir de alcaldes, concejales, directores, secretarios, subsecretarios, consejeros, asesores y demás fauna anidada en los edificios oficiales.  Solo desear que cada uno reciba su recompensa en función de lo que ha aportado a la sociedad y siempre proporcional a las mejoras, para la calidad de vida de los ciudadanos, que haya introducido en el ejercicio de su cargo.


Exijo una comparecencia inmediata de la Vivepresidenta para que aclare estos y otros aspectos dudosos que han suscitado sus imprecisas declaraciones.  Siempre desde el respeto y la consideración que merece. Por supuesto.

sábado, 22 de junio de 2013

Llega el verano y las Administraciones se apuntan a la Operación Bikini


La Vicepresidenta del Bobierno, Soraya para los amigos, y el Ministro de Hacienda somos casi todos, Cristóbal Montoro, han presentado al mundo a su nueva criatura: La Reforma de las Administraciones Públicas, ante una nube de periodistas que, como en el caso de las celebritys, han llenado las portadas de los medios con imágenes de la feliz pareja con el fruto de su amor.

Al parecer, si creemos a pies juntillas las estupefacientes cifras presentadas ayer (y en esto de creer somos unos hachas), la mentada Reforma somete al Estado a una operación bikini –son las fechas- que lo hará adelgazar 4 puntos del PIB ¡Ahí es nada! Vamos a pasar de la Piel de Toro a la Cintura de Avispa.

De momento, nos cuentan, hay 375.000 trabajadores públicos menos que hace 2 años y subiendo.  Lo anuncian henchidos de orgullo sin precisar que, la parte del león de esa monstruosa cantidad, corresponde a profesorado, personal sanitario y profesionales de servicios sociales; las tres patas sobre las que se apoya el Estado del Bienestar que, día a día, va transmutando en Estado del Sobrevivir.  Hay una parcela común, la Reposición 0 de las bajas por jubilaciones que afecta a todas las administraciones por igual y que, en algunos casos, ha supuesto la práctica inviabilidad de servicios sobre los que no ha quedado más remedio que parchear al estilo carpetovetónico con resultados lamentables.

Miedo me da la temida Reforma de la Administración Local (la administración más numerosa y más cercana al ciudadano y, como consecuencia, la más sensible a las podas) que, sospecho, llevará aparejada una puesta boca abajo de la Ley Reguladora de Bases de Régimen Local (la célebre Ley de Bases).  Se me ocurre, así, a título de sugerencia, que empiecen por la eliminación de la maraña de consejeros, asesores, asesores de los consejeros, asesores de los asesores, … que han colonizado los miles de consistorios patrios cual organismo parásito que no aporta nada y se alimenta (con un hambre voraz de 40.000 € al año de media por cabeza) de los nutrientes del ente que los soporta.  Solo con esa medida, probablemente, fueran innecesarias otras más dolorosas para el servicio que se presta al sufrido ciudadano.

Igual que se empezó con la excusa del ahorro, para desembocar ladinamente en las privatizaciones sanitarias o educativas, una duda asalta mi escaso entendimiento ¿No estaremos en la antesala de una profiláctica centralización de servicios y competencias, ahora en manos de las Comunidades Autónomas, que ahogándolas vía Presupuestos Generales del Estado, persiga liquidar determinadas pulsiones independentistas en defensa propia?


¿Aún no han aprendido que, prohibir o dificultar ideas, es la mejor manera de asegurar sus simpatías y proliferación?  La naturaleza seguirá su curso y, lo que tenga que suceder, sucederá…

domingo, 16 de junio de 2013

Juguemos a suponer…


Hace tiempo que mi mente enferma percibe la maraña de casos de corrupción en los que, de diferentes maneras, interviene el Partido Popular como un ente incompleto.  Voy al grano.

Si colocamos sobre el mapa todos los ponzoñosos casos confirmados, sospechosos o intuidos, descubriremos una infección purulenta, plagada de abscesos, que ha puesto perdidos de pus las páginas de los periódicos, los juzgados y nuestro ánimo.  El tratamiento que tiende a darse a las diferentes tramas, que aparecen día a día, está localizado en lugares y personajillos concretos pero ¿qué sucedería si nos separáramos unos metros y viéramos el conjunto con algo más de perspectiva?  Podría, perfectamente, tratarse de un holding de latrocinio dotado de una estructura centralizada común y una serie de sucursales, salpicadas por todo el país, con sus delegaciones en red y una amplia plantilla de “comerciales” que perciben un fijo y unos incentivos en forma de comisiones y otros premios en relación con su productividad.

¿Cómo abordaríamos el Caso Bárcenas desde este planteamiento?  Se trataría de un alto ejecutivo del holding que controla los aspectos puramente financieros.  Como consecuencia, sus retribuciones estarían divididas en un sueldo generoso y unos jugosos porcentajes del “Impuesto Involucionario” que, cual hormiguita laboriosa, ha ido guardando, mes a mes, año a año, en unas confortables cuentas (poco corrientes) en la afamada banca suiza.  Hasta la fecha, han “aflorado” cerca de 50 millones de euros y pocos descartan que la cifra se incremente en el futuro. 

La pregunta que nos asalta inmediatamente es: Si un alto ejecutivo, a base de comisiones, ha amasado 50 millones de euros ¿Cuál será el montante total sobre el que se han aplicado los porcentajes correspondientes?  La respuesta asusta, cabrea, repugna o sendas cosas simultáneamente.  Si Bárcenas se hubiera embolsado un interesante 10 %, el conglomerado delictivo del Partido Popular (ojo, se trata solo de una elucubración fruto, sin duda, del aburrimiento), éste se habría hecho con un nada despreciable capitalito de 500 millones de euros que, bien administrados, dan para pagar sobresueldos, coches oficiales y oficiosos, pisos francos, guardaespaldas, viajes de lujo, cumpleaños infantiles, primeras, segundas y terceras comuniones, bodas, bautizos, divorcios, homenajes, mítines, algún que otro yate, medios de comunicación, banquetes pantagruélicos, señoritas (o señoritos) de compañía, diputados autonómicos díscolos y un sin fin de gastos menores sin menoscabo de la espartana contabilidad oficial, en perfecto estado de revista cuando cualquier inspección lo requiera.

La misma tesis serviría para la denominada Trama Gürtel que solo sería una filial, dependiente de la misma “casa madre”, que se les fue de las manos.

Añádanse las modestas aportaciones de cada delegación regional, provincial o local y completaríamos el organigrama de este macro cártel que, atendiendo a sus dimensiones e implantación nacional (e internacional) bien podría llamarse Zara-Banda S.L.

Por cierto, ese dinerito procedería de forma directa, indirecta o circunstancial de las arcas públicas que todos alimentamos con mayor o menor entusiasmo.


Pero, ojo, solo se trata de imaginaciones mías. ¡Faltaría más!

domingo, 9 de junio de 2013

¿Hoy no hay buenos titulares? No importa, me los invento


“Desaparecen” la cartera, el reloj y el teléfono móvil de Rajoy en la convención del PPCV

Los 12 expertos del estudio sobre las pensiones cobrarán un porcentaje del dinero ahorrado por el Estado

Ofensiva contra el desempleo. Los parados que realicen labores domésticas serán borrados de las listas del INEM

La ultraderecha rechaza las acusaciones de violencia.  “A quien diga eso lo hinchamos a hostias”

Cospedal apuesta por los emprendedores.  Propone sustituir a todos los funcionarios de Castilla la Mancha por autónomos

Ante sus últimas declaraciones, la Policía busca al camello de González Pons

Se avecina un verano frío y lluvioso. Arias Cañete defiende las ventajas de bañarse en el mar embravecido

Gallardón valora castigar penalmente mentar a los ancestros del Gobierno

Ana Mato desconocía que Gürtel le pagara la asistenta.  “Yo creía que era una voluntaria”

Fátima Báñez envía una carta de disculpa a la CEOE por el descenso del paro en Mayo

Soraya Saenz de Santamaría denuncia al cobrador de Santa Lucía por escrache reiterado

Montoro y de Guindos firman la paz después de que ya no les queden más pelos de los que tirarse

Rouco propone que, la multiplicación de los panes y los peces, se estudie en matemáticas

Los estudiantes que no puedan pagar las tasas trabajarán gratis para los ayuntamientos

Wert preocupado por su impopularidad, su amigo imaginario le retira el saludo

Las Eléctricas denuncian a Baltar por intrusismo en el uso indiscriminado de enchufes

Rubalcaba pacta en secreto con Rajoy los números que jugarán a la Primitiva

Mourinho prohíbe a sus jugadores jugar al parchís por hacerlo sobre “casillas”





sábado, 8 de junio de 2013

Vendamos la marca España pero hagámoslo bien (Mi humilde homenaje a Tom Sharpe)



El Parlamento Europeo fue la sede elegida por el Ministerio de Asuntos Exteriores para vender la “Marca España” a nuestros vecinos comunitarios.  Asistieron alrededor de 500 personas, de las que 450 eran españolas (eso también es Marca España), que disfrutaron de las exquisiteces de nuestra gastronomía, disfrutaron de un espectáculo flamenco y volvieron para casa con el estómago lleno y el alma henchida de orgullo patrio.

El acto fue calificado por sus organizadores de “rotundo éxito”; aún así, empleando el argot y los criterios de los “Estudios de Calidad” que tanto bien nos han hecho, me permito hacer algunas “propuestas de mejora” que nos permitirán elevar al grado de Excelencia unas condiciones que, por sí mismas, ya son Muy Buenas:

A pesar de la sutil referencia a nuestro Presidente del Gobierno; sustanciada en un televisor de plasma donde se podía contemplar, en bucle, una representativa selección de sus declaraciones más relevantes; un anacronismo evidente deslucía el montaje:  El típico pañito de ganchillo sobre el que estaba colocada la figura de una gitana, de faralaes, en pose flamenca, no estaba pensado para la estrecha pantalla de las televisiones modernas y, en una alarmante muestra de improvisación hispana, hubo de ser fijado a su soporte mediante tiras de papel de cello que, sistemáticamente, se iban despegando a medida que el aparato adquiría temperatura; este hecho obligó a un funcionario del parlamento a sujetarla disimuladamente, agachado tras el conjunto, hasta que la naturaleza obró en forma de piernas dormidas, dolor de riñones y un preocupante brote isquémico en sus brazos que, a los diez minutos, hizo desplomarse a funcionario, gitana, pañito y plasma sobre un desavisado camarero que pasaba por delante portando una bandeja repleta de copas de la mejor manzanilla.  El ministro, en un alarde de reflejos y sabiduría, aprovechó para sacar pecho y reivindicar la autoría de otro invento fruto del ingenio patrio, la fregona.

De las consecuencias para desdichado funcionario poco se sabe, si acaso, algún rumor que lo sitúa destacado en la legación de Laponia.

La original performance protagonizada por bailarines flamencos sentados, de incógnito, entre el público contribuyó decisivamente a que se olvidase la desgraciada peripecia del plasma volador.  Si bien la idea de unas personas que, al escuchar los primeros compases, se arrancan por sevillanas, puede resultar original; algunos fallos de cálculo en la elección de sus asientos que, por no estar reservados, obligaron a los bailarines a ocupar las sillas vacías diseminadas entre el público asistente y el escaso espacio entre asientos y filas, agravados por la teoría física de la Impenetrabilidad de los Cuerpos, hicieron incompatible el grácil movimiento de brazos, caderas, piernas y tacones con la integridad física de quienes les rodeaban.  La catarata de bofetadas, codazos, empujones, rodillazos y pisotones provocó una estampida desordenada que el ministro ordenó detener empleando los métodos empleados, cada verano, en la localidad gallega de Sabucedo, conocida como “A rapa das bestas”.  El excesivo ardor con que se emplearon dos orensanos de pro dio oportunidad para que, los presentes, descubrieran las maravillas de la traumatología practicada en nuestra Piel de Toro.

Estimo necesario trasladar estas humildes recomendaciones en pos de que, en futuras convocatorias, ningún suceso desluzca tan loables iniciativas.

De nada.

domingo, 2 de junio de 2013

Se necesitan exorcistas (abstenerse frikis)



Los españoles nunca agradeceremos bastante los desvelos que la Iglesia Católica, con su inmensa sabiduría, hace para mantener paz, serenidad, cordura y buenos propósitos en nuestro cuerpo y alma.  De un tiempo a esta parte, aparecen preocupantes indicios de la descomposición que va invadiendo el organismo patrio y, en menos tiempo del que se tarda en excomulgar a una pérfida abortista, ha lanzado una oferta de empleo que haría palidecer al departamento de recursos humanos del imperio Zara:  Se necesitan exorcistas (abstenerse frikis), interesados manden currículo a la Conferencia Episcopal.

A poco que escarbemos con la uña el débil barniz que, a duras penas, embellece la Marca España, encontraremos múltiples y variados motivos que justifican semejante iniciativa. A saber:
  • Descrédito absoluto de la figura del Altísimo y de su infinita bondad, traducido en la proliferación de expresiones cotidianas del tipo: Esto no lo arregla ni Dios; estamos pasando más hambre que el que llegó tarde a la Última Cena; los Mercados son Dios y Merkel su profeta o Rajoy vive como Dios, ha trabajado solo seis días y, cada semana, nos da una hostia.
  • Asunción de estrategias de naturaleza satánica como la ignominiosa pretensión de someter a la Santa Madre Iglesia al yugo de los impuestos (pocas cosas son tan mundanas), tratando de menoscabar el santo ejercicio del apostolado, tan necesario en esta época desventurada. 
  • Cuestionan la naturaleza de la Iglesia, basada en la pobreza terrenal y la riqueza de espíritu, banalizando la noble intencionalidad de acaparar propiedades para ponerlas a salvo de las debilidades humanas que, a buen seguro, habrían terminado derrochadas en vino y mujeres, siguiendo los infames modelos extendidos por el Maligno y su herramienta favorita, los medios de comunicación.

  • Otorgan voz e influencia a ese ejército de súcubos entregados al vicio y la manipulación que, para confundir al lego, se hacen llamar Mujeres.  La figura de Eva nos enseña, qué punto de maldad puede alcanzar una mujer abandonada al libertinaje de un libre albedrío que no le corresponde debiendo, por tanto, obedecer el buen criterio otorgado al hombre.  Solo la figura de María y las Santas deben servir de ejemplo.
  • Rebelión descarada contra el Orden Establecido que, la historia nos enseña, corresponde a un reducido número de hombres privilegiados, por linaje o muestras inequívocas de fe, conoce los secretos del mundo y dirige con mano firme nuestra existencia por los intrincados caminos de la virtud y el ejercicio de la santidad
  • Ponen en serio peligro nuestra existencia, cual recreación desvergonzada de Sodoma, permitiendo que una influyente corte de hombres y mujeres, cuyo único mérito es el de obrar contra natura, campen por sus respetos sin atender las llamadas al redil provocando un castigo divino que devendrá en llantos, alaridos y crujir de dientes de todo el que, por acción u omisión haya consentido semejantes aberraciones.

Del mismo modo que, tiempos ha, los miembros de la Iglesia salimos a la Rosa de los Vientos con la noble misión de evangelizar las innumerables almas paganas, hoy se impone una actuación drástica que, exorcice los espíritus descarriados y todo regrese a la senda de la paz y la armonía que nunca debimos abandonar.  Los siglos nos lo agradecerán.

sábado, 1 de junio de 2013

No solo estafan sino que, además, se cachondean



Si no fuera porque, de haber habitantes en la Luna, estos me merecerían el máximo de los respetos, el informe de la Fiscalía Anticorrupción que afirma que en la estafa de las Preferentes no hubo delito, merecería el calificativo de lunático

La estrategia emprendida por distintas entidades financieras; con el denominador común de haber producido en sus cuentas unos agujeros de dimensiones cósmicas, con el objetivo de disfrazar las pérdidas cuantiosas en sus respectivos balances; consistente en buscar clientes/pardillos de un perfil determinado:  Disponer de unos ahorros de seis o más cifras, carecer de la formación necesaria para conocer el blindaje de la cárcel dónde iban a meter su dinero y confiar en la palabra de su banco de toda la vida.  No merece ser castigado.

Aplicar una estrategia comercial agresiva, a menudo con engaños, por parte de los empleados bancarios que daban la cara, a su vez, presionados por sus directivos para “no hacer prisioneros” y sepultar el dinero mediante contratos con unos plazos que superaban ampliamente la esperanza de vida de los “inversores involuntarios” (para vender preferentes con plazos de 50 años a personas con más de 60 hay que tener la cara muy dura), resulta que no es delito.

Probablemente nos encontremos ante un simple problema semántico:  Al parecer, el significado del término “Fiscal” como “funcionario que defiende los intereses públicos” ha quedado obsoleto y debería sustituirse por el de “funcionario que retuerce la Ley para adaptarla a los intereses de los que detentan el poder” y, si nos fijamos en el término “Anticorrupción” las lágrimas invadirán nuestros ojos y nos impedirán seguir con la lectura.  Sugiero humildemente que pase a llamarse “Acusador de Conveniencia” y, de ese modo, no dudaremos de cuáles son sus fines.

A este marasmo de despropósitos cabría añadir las declaraciones del Presidente de la Audiencia Nacional que, muy en su papel de sesudo jurista, ha afirmado que, de ser considerado delito, se produciría un colapso de la Audiencia por el importante número de denuncias que atender.  Me he fijado bien y no se aprecian signos de libación excesiva de sustancias espirituosas, lo que pudiera dar una explicación coherente a esas palabras sin sentido.  Es como si, ante una epidemia de Meningitis, el máximo responsable médico justificara que no se considerara enfermedad para evitar el colapso de los hospitales.

A los cientos de miles de millones de euros, a pagar por todos y cada uno de los españoles, aportados para tapar el dineral volatilizado de la banca, ahora hay que añadir lo sustraído mediante el timo de las preferentes, que se contabilizará como “generosa aportación a la banca de donantes involuntarios”.

Si éste fuera un país serio, el Fiscal Anticorrupción, debería haber sido destituido inmediatamente y, de la mano del Presidente de la Audiencia Nacional, destinado a la cría de orquídeas en Los Monegros, cobrando a comisión y, todos los intervinientes necesarios en la estafa, responder con su patrimonio y dar con sus huesos en prisión y, si se colapsan las cárceles, se construyen todas las que haga falta y, de paso, se revitaliza el sector de la construcción.