sábado, 29 de junio de 2013

He soñado con Bárcenas. Debo hacérmelo mirar…


El encarcelamiento de Luis Bárcenas, por fin, ha supuesto una catarsis que nos ha servido para desahogar toda la bilis acumulada durante estos meses, no obstante, solo es una medida inicial que, si en el terreno judicial todo transcurre con normalidad, terminará desembocando en la disección de la compleja trama delictiva de la que formó parte y, en consecuencia, seremos testigos de un nutrido desfile de candidatos al tour Audiencia Nacional – Soto del Real que promete unos entretenidos meses al espectador mínimamente curioso.  Los fabricantes de tinta y papel prensa están de enhorabuena.

Siguiendo la elucubraciones expresadas en este foro (http://untristetigre.blogspot.com.es/2013/06/supongamos-que.html), esta noche he tenido un sueño que comparto con vosotros para calmar mi desazón y, también, serviría para entretener unos minutos en hacer unas cuentas, tan groseras como plausibles, que nos ayudarían a comprender el alcance monstruoso del latrocinio onírico:

Los Presupuestos Generales del Estado han servido, durante muchos años, para pagar un sin fin de obras públicas como autopistas desiertas, aeropuertos peatonales, trazados del AVE de nunca acabar con estaciones carísimas en el medio de la nada, obras faraónicas absurdas e inconclusas y decenas de edificios singulares con el único denominador común de su elevado precio.  En total, la cifra salida de nuestros doloridos riñones ascendería a decenas de miles de millones de euros y no sería descabellado sospechar que esas adjudicaciones llevaran aparejada una comisión para el adjudicante de, supongamos un 10 %, de lo que se deduce que, algunos miles de millones de euros, habrán ido a parar a manos bastardas que, en un pase mágico, hicieron desaparecer en paraísos fiscales.

Otra herida, que sangraría copiosamente, estaría localizada en las innumerables privatizaciones de servicios públicos a pequeña y media escala (sanidad, educación, limpieza urbana y recogida de basuras, servicios al ciudadano, etc.) que habrían dejado otro “pequeño capitalito” al albur de comisiones, tapabocas y posterior incorporación del sobrante a una contabilidad subterránea que, agradecida, garantizaría la permanencia en el puesto de unos “comerciales” tan productivos.

Volveríamos a sumar y el montante total se nos va unas cantidades mareantes que van a una cuenta común y centralizada y, sabiamente administradas por el contable mayor garantizan, tanto la salud financiera de la empresa, como un reparto estable de “dividendos” que mantendría a todos los intervinientes contentos y en silencio.

Sobra aventurar que, ese contable mayor, gozaría de una compensación en forma de jugosas comisiones que habrían ido a parar a cuentas opacas en el extranjero ¿50 millones de euros?

No existe una estructura perfecta, todas tienen un punto débil que, aunque es difícil de encontrar, si es convenientemente acometido, hará desmoronarse todo el entramado.  En este caso, aparentemente, la clave se encuentra ingresada en Soto del Real y unos la atacarán con contundencia y, otros, la reforzarán  al máximo.  Veremos cómo se resuelve el asedio.


¡Qué cosas más raras sueño! ¿Verdad?

3 comentarios:

Javier Marcos dijo...

De cosas raras nada de nada, querido Fermín, somos muchos más que pensamos muy parecido. Por cierto tu calculas 50 millones de euros, y yo estimo, por lo bajo, unos 100 millones de euros. y creo que me quedo corto. Ten en cuenta que han sido muchos años (prácticamente desde esta espedie ce democracia) que llevan robando impunemente.Gracias por tu siempre ameno y estupendo escrito.

Rosa dijo...

os olvidais de los Fondos de la Comunidad Europea pa carreteras, con F.G. había en cada km recordatorio agradecido pero subió Aznar y mandó quitarlos aunque extendía la mano pa recibirlos y hasta reclamaba más, así como pa viviendas, q se sacó a la gente de las cuevas,casas sin ascensor ni calefacción, fachadas y edificios se rehabilitaron. Escuelas, universidades q se ampliaron, construyeron y reformaron añadiéndoles bibliotecas,etc. Hospitales q se construyeron y no eran con dinero español sino delos rrabajadores alemanes esos cuyo sacriificio ahora olvidáis. Educación de mayores, q gran parte no sabía leer ni escribir. hecho q se puede comprobar con las preferentes q firmaban con el pulgar. También, pa la pesca, se cambiaron pateras por flota de barcos. El campo los bueyes por tractores y tantas cosas q debemos a alemanes y franceses, pq los ingleses dijeron q no estaban por la labor de ayudar a España

Librosnomuerden.wordpress.com dijo...

Hasta parece que esta historia se repite hasta estas tierras mexicanas, aquí lidiamos con gobernadores que asaltan a todo el estado y pensamos en meterlos a la cárcel, se gasta dinero en obras que son verdaderos "elefantes blancos" no sirve para nada y generan gastos innecesarios ;comparto tu reflexión, saludos desde México.
@cumiranda