domingo, 5 de octubre de 2014

¿15 millones en tarjetas opacas? El chocolate del loro


Cuando decaiga el ruido, alguien se tomará la molestia de coger una calculadora y hacer eso para lo que han sido creadas, calcular.  El estupor provocará que las cuentas se repitan dos y tres veces para, al final, pronunciar en voz alta lo que nuestro cerebro clama por expresar: Nos la han vuelto a liar (añádase el improperio que cada quien tenga por costumbre).

Desde el punto de vista aritmético, los números construyen una verdad indiscutible:  El fiasco-estafa-robo-desvío del caso Cajamadrid/Bankia se sustanció en 25.000 millones de euros, así, a lo tonto, un 2,5 % del PIB o, al menos, esa fue la cifra de ese rescate que iba a pagar Bankia, una vez fuera del lodo y que, como todo lo demás, acabaremos pagando nosotros pero, una vez recuperados los sentidos después de las atronadoras Trompetas de Jericó que nos han tenido aturdidos con las famosas tarjetas opacas, es cuando tiramos de calculadora para descubrir que, los 15 millones gastados a manos llenas en asuntos confesables o inconfesables, solo suponen un 0,06 % de la cantidad total.  Para aclararnos:  Conocemos el destino de 15 millones, ahora hay que seguir profundizando con la excavadora para saber qué ha sido de los 24.985 millones restantes.

Han sido solo 15 millones pero qué bien gastados.  El Consejo de Cajamadrid, luego Bankia, estaba formado por miembros de todas las entidades políticas, empresariales y sindicales que tenían algo que decir en Madrid y, se supone, dar su placet o fiscalizar las acciones financieras emprendidas por la entidad.  El uso indiscriminado de las dichosas tarjetas, hacía a sus poseedores objeto fácil de chantajes o sujeto de complicidades gustosas y, como consecuencia, dejaron las manos libres a sus gestores para hacer y deshacer a su voluntad lo que mejor conviniera a los oscuros intereses que movían sus hilos.

Llevo mucho tiempo convencido de la “conexión societaria” de los distintos casos de corrupción conocidos y no conocidos aún, que afectan a todas las administraciones regidas por el Partido Popular, va a ser difícil apearme de la idea de que Bárcenas solo era el gestor en el confluían todos las mordidas y, una vez detraídas las comisiones cobradas por cada caudillito local o regional, las incorporaba a un fondo o inversiones o llámalo como quieras, de dónde se pagaban sobresueldos, gastos corrientes, campañas electorales, compra de voluntades, etc.  Sus cuentas en Suiza o otros paraísos fiscales, serían la suma de las comisiones del ¿10 %? Que le correspondían por los servicios prestados.  Según esta tesis, el expolio de la banca pública en sus manos constituía una potente herramienta para crear o incorporarse a otros entramados donde habría ido a parar ese 30 % del PIB que ha consumado la descapitalización del Estado.

Alguien dirá y con razón ¿Y los EREs, los cursos fraudulentos de formación, las comisiones por obras públicas de otras administraciones, los sobrecostes, etc?  Sin duda serían delitos que, como tales, han de ser investigados, juzgados y, si procede, condenados pero, al lado de esta estructura hiper profesionalizada, unos simples aficionados.

En conclusión:  Los 88 miembros del Consejo de Cajamadrid/Bankia, no solo deben devolver el dinero, abandonar los puestos de representación que detentan, ponerse en manos de la Justicia y cumplir las penas que les puedan caer sino, además, en un futuro deseable, ser acusados de colaboradores necesarios en el entramado de latrocino financiero que nos ha robado a los ciudadanos 300.000 millones de euros, tirando por lo bajo.

Nos han robado por encima de nuestras posibilidades pero no quedarán impunes. ¿O sí?



4 comentarios:

Javier Marcos Angulo dijo...

Querido Fermín, me temo que toda esta basura se irá de rositas, a no ser que alguien venga y ponga las cosas en su sitio.
Un abrazo

albertraquel nuria dijo...

Fermín.Mi abuelo casi le paga al Sr.Blesa los 32000 euros, que pusieron en una cuenta especial destinada a "multas que pagaré con mi Ferrari, que corre como un avión"

SERVICIOS INMOBILIARIOS dijo...

Bankia, el arte de juntar 14 ñordos con las bendiciones de la CNMV esperando que en vez de un enorme ñordo saliese de allí oro! Sigue de actualidad : http://www.kojackadasvarias.blogspot.com.es/2012/05/y-rr-no-tenia-la-piedra-filosofal.html …

Alex Palahniuk dijo...

Rato: el gran visionario de la economía. Desgraciadamente, a España le quedan trescientos años de democracia como para juzgar a gente así. Es una pena.