martes, 14 de abril de 2015

La monarquía es solo un cuento ¡¡VIVA LA REPÚBLICA!!


Caía la tarde cuando el caminante entró en el pueblo.  Un grupo de niños zascandiles le recibió, desde la tapia de un huerto, con una lluvia de chinas que no herían pero molestaban. –Fuera los forasteros- gritaban a coro entre andanada y andanada.  El hombre apretó el paso y sus pies ligeros, atraídos por el bullicio que se oía al fondo, se dirigieron a la plaza.

Al volver una esquina, contempló el baile.  Los hombres y mujeres del pueblo bailaban, con ojos tristes y sonrisa forzada, al son de un famoso pasodoble profanado por seis voluntariosos lugareños armados con guitarras, trompetas y acordeón.  La atenta mirada, desde el balcón del ayuntamiento, de una oronda figura vestida con traje negro y una estridente corbata de otro siglo, oteaba cada paso, cada vuelta y cada “olé” de sus abnegados administrados.  Se trataba de Don Valeriano, el alcalde de pueblo o, como a él le gustaba proclamarse, la Autoridad.  A sus pies, literal y figuradamente, la “Pareja” vigilaba que todo se desarrollase como Dios manda y, si alguien no obedecía, coscorrón y al cuartelillo.

-Buenas tardes.  ¿Qué se celebra?-  Preguntó el forastero a un lisiado de guerra que, sentado a la puerta de la taberna, no bailaba porque no podía.  -¿No s’ha enterao usted?  Tenemos un nuevo rey.  El viejo se murió, dicen que de la sífilis, y nos han puesto uno nuevo que será igual de golfo- Informó una voz aguardientosa que parecía salir del vaso de licor que blandía con descuido en vez de su garganta. 

-¿Y por qué están todos tan tristes?-
-Porque la coronación, la fiesta, los lujos, las putas, las comilonas, los viajes y lo que tengan a bien gastar, saldrán de nuestras costillas, como siempre-
-Entonces, si todo pinta tan negro ¿por qué bailan?-
-Porque es obligatorio, si no, de qué… y mañana hay toros, que pagamos nosotros pero que luego se comerá el alcalde y su camarilla. ¿me convida a un vaso, amigo?-

El caminante dejó dos monedas sobre el mármol gastado de la mesa y dio media vuelta, antes que la “Pareja” reparara en lo extraordinario de su presencia. 

A medida que se alejaba de la plaza y de la excusa disonante para el baile, su cerebro recobró la facultad de pensar:  Pensó en el dolor de esa gente, en sus miserias y en sus dichas escasas, en el esfuerzo por sacar adelante a la prole sin más medios que sus manos ajadas por el trabajo y el tiempo, en las tradiciones absurdas y siempre onerosas para el que sufre, en que se había muerto el rey, dicen que de sífilis, y el mundo había seguido girando a la misma velocidad, en que los tentáculos del poder llegaban a los rincones más perdidos y siempre para mal y en lo feliz que sería esa gente sin tanto zángano que alimentar…

Embebido en sus pensamientos oscureció del todo y tuvo que buscar refugio, protegido por un muro de piedra, para pasar la noche envuelto en su manta y abrazado a su macuto.  Cenó un mendrugo de pan y unas tajadas de longaniza regadas por la bota de vino, su compañera fiel, y se acomodó como pudo pensando lo bonito que sería un amanecer sin reyes ni tiranos. 

Y, tras una larga noche, por fin amaneció…





8 comentarios:

Inés Navas dijo...

Lúcido cuento que deja un cierto sabor a Galeano. Salud y República, compañero.

enric anega dijo...

Me ha encantado, muy buena la narrativa y la moraleja. Viva el rey de mi casa, que es mi mujer. Un abrazo Fermin

Andrésy César dijo...

Me gusta este cuento de realidades.
Saludos Fermin

Javier Marcos Angulo dijo...

Me ha encandado amigo Fermín.
¿Para cuando la III República?

Anónimo dijo...

Precioso. Salud y República.España puede ser algo mejor

Antonio Novo Medinilla dijo...

Genial Fermin, y nos tienen al gran Don Antonio García Trevijano desterrado de todo medio oficial de comunicación, de otra forma quizás obtendríamos lo que tanto anhelamos.

Anónimo dijo...

Los que estáis obsesionados con la república deberías pensar un poco la historia.Que trajo la república? inestabilidad, cuatro presidentes en un año, levantamientos, miseria, buenas ideas en enseñanza que no se pudieron llevar a cabo por las luchas internas, checas, intolerancia contra los religiosos, 5000 curas y seminaristas asesinados (yo no voy a misa pero no tengo nada contra los que van)....un largo etc.¿ ESTO ES LO QUE QUEREIS?...a mi me da igual república que monarquía bien entendido que el que mande se lo va a llevar crudo, va a poner su aparato, a sus amiguetes y va a despilfarrar lo que le dejen.No nos va a salir más barato la república.Mirad lo que han hecho en Andalucia los presidentes del régimen andaluz pues lo mismo que los peperos pero en mayor cantidad,TODO PARA EL PUEBLO PERO SIN EL PUEBLO. en fin que ya somos muy mayorcitos para las barricas cerveceras

Fermín dijo...

Entiendo los comentarios como un espacio de libre expresión, donde cualquiera puede mostrar sus opiniones con la única condición de que no sean ofensivos o irrespetuosos y, siempre, referidos al asunto tratado en el post.
Por lo tanto, (casi) todas la ideas son bienvenidas.