sábado, 11 de mayo de 2013

Hace falta un pueblo entero para educar a un niño



Padecemos las maneras toscas, rudas y torpes, en algunos momentos, de un Gobierno que, sin embargo, tiene muy claro el objetivo que persigue.  No sólo nos está cerrando las puertas del presente sino que, del mismo modo que el recorrido de un encierro está delimitado por unas talanqueras para evitar que los animales lo abandonen, nos dirigen inevitablemente a un coso donde habrán desaparecido todas nuestras perspectivas de futuro y, para robarnos ese futuro, la Educación juega un papel determinante.

Llevamos ya tantos años de teórica democracia como los que estuvo Franco en el poder y, durante este tiempo, son ya 7 los sistemas educativos aplicados sin dar margen de consolidación a ninguno de ellos, sin contemplar una adaptación real a los tiempos que corren mediante criterios de flexibilidad, sin prestar la atención debida a la imprescindible formación permanente del profesorado y, fundamental, sin asignar los recursos necesarios que determinan el éxito o el fracaso de su implantación.

El Partido Popular sabe que; unos estudiantes formados desde la libertad y el pensamiento crítico; enseñados a analizar, sopesar, reflexionar y extraer conclusiones; acostumbrados a una convivencia democrática en la que, cada quien, tiene los mismos derechos que cualquier otro con independencia de las circunstancias sociales o económicas de su entorno; supondrán un problema muy serio cuando se incorporen a una vida laboral condenada a la ausencia de derechos, salarios de miseria y sometidos al albur de las élites dominantes en una sociedad regida por la Ley de la Selva.

Con estas motivaciones, encomendaron a J. I. Wert la elaboración de una ley (LOMCE) que recuperase los preceptos franquistas de la jerarquización por criterios económicos (dispondrás de la educación que puedas pagar), liquidación de la enseñanza pública de calidad vía Presupuestos Generales del Estado (merma forzada de recursos públicos, supresión de plazas de profesorado, masificación de aulas, ausencia de recursos tecnológicos), una carga ideológica regresiva cómplice de la Iglesia Católica (desvío de los recursos sustraídos de la Pública a la Concertada o Privada, segregación por sexos e impregnación de la religión en todas sus actuaciones) y la vuelta a una formación universitaria sólo al alcance de unos pocos.

Un sabio proverbio africano dice “hace falta un pueblo entero para educar a un niño”.  El masivo seguimiento de padres, alumnos y profesorado a la convocatoria de huelga y posteriores manifestaciones del pasado día 9, mostró a todo ese pueblo defendiendo el derecho de nuestros hijos a una educación pública de calidad.

El Gobierno, atolondrado en las formas pero empecinado en la consecución de sus objetivos, sólo ha retrasado la aprobación de la LOMCE en Consejo de Ministros a la espera de la finalización del curso lectivo y, en consecuencia, encontrar una menor contestación en las calles.  Definitivamente no saben con quién están jugando.

Estamos inmersos en una lucha diaria y cruenta para salvar los muebles de nuestro presente.  En ningún caso permitiremos que nos roben el futuro de nuestros hijos.

7 comentarios:

FELIX GARCIA dijo...

Ideologia para desayunar, comer y cenar. De merienda?.... no tenemos merienda.

Javier Marcos dijo...

'Estamos inmersos en una lucha diaria y cruenta para salvar los muebles de nuestro presente. En ningún caso permitiremos que nos roben el futuro de nuestros hijos'
El mejor lema son éstas, tus palabras.
Un abrazo.

Pola de Lena dijo...

Necesitamos una ley de educación que no la cambien e intenten adoctrinar cada vez que viene un gobierno.La educación tiene que ser libre,gratuita y de calidad.
Si para lograrlo tenemos que salir a la calle,pues adelante.
Un abrazo,me gusta el artículo.

Bernat Llopis dijo...

Efectivamente es un viejo proverbio de la tribu massai que suele citar Miguel Soler “para educar a un niño hace falta toda la tribu”.

José Antonio Jiménez Vega dijo...

La preparación de un pueblo es un pilar fundamental para su desarrollo y ésta no se consigue en dos días. Éstos que dicen llevar España en la sangre van a conseguir que muera dinamitando la educación de las generaciones futuras en un mundo en que cada día se exige más y más preparación. Como siempre un placer leerte.

Un saludo. @gonzaloboon

Un saludo Fermi

Genosma dijo...

Suscribo todo lo que he leído si bien me gustaría puntualizar que lo que se ha de defender es la enseñanz pública, libre y dotada de recursos. La educación, no obstante, se recibe en casa.

Saludos

maría luisa somoza mendez dijo...

hay que continuar defendiendo la educación y demás cuestiones sociales en todas sus formas y defenderse de semejante conspiración. luchar por lo que nos pertenece es la mejor forma de educar