sábado, 13 de julio de 2013

Una llamada d'Il Capo...


El arranque de la película “El Padrino”, como cada escena de la trilogía, nos muestra con toda su crudeza los oscuros manejos de La Famiglia mientras, alrededor, la vida transcurre con normalidad en un marco de felicidad y alegría.  Todos van pasando a saludar al Don y mostrarle respeto aunque, en algún caso, le muestran sus inquietudes y problemas que Don Vito, ejerciendo su papel de Padrino, se apresta a resolver recordando que son favores y los favores se pagan.

Es significativo el caso de Bonasera, el funerario de confianza de la familia; Il Capo se ofrece a resolver sus cuitas pero le informa que algún día, ojalá nunca se produzca, tendrá que devolverle el favor.  Tras el sanguinario asesinato de Sony en el peaje de la autopista, el Don, roto de dolor, recuerda a Bonasera que le debe un favor y le pide que haga todo lo posible para que su mujer, la desolada madre de Sony, no tenga que pasar por el trago de contemplar el cadáver de su hijo cosido a balazos a lo que el funerario se aviene de buen grado, consciente del honor que supone la confianza depositada en su persona.

A finales de los 90, el ejecutivo de Aznar, declaró la guerra al Grupo Prisa y la enfocó en su división multimedia que funcionaba bajo la marca Sogecable.  El entonces magistrado de la Audiencia Nacional, Javier Gómez de Liaño, secundado por un grupo de fiscales de la Audiencia autodenominado Los Irreductibles, hizo casus belli de Sogecable y las cantidades que, como fianza, pidió a los abonados a Canal Satélite, en medio de un enfrentamiento provocado artificialmente con la plataforma digital creada ad hoc por Telefónica para arrebatarle el monopolio en la televisión digital.

Las discutibles actuaciones judiciales de Gómez de Liaño en este caso, tuvieron como consecuencia una denuncia, imputación, juicio y posterior condena por Prevaricación, el delito que acaba con cualquier carrera judicial.  El Gobierno de José Mª Aznar no tardó en concederle un polémico y sospechoso indulto y, quién sabe, informándole que le hacía un favor y los favores se pagan.

El caso Bárcenas se envilece cada día y, tras su entrada en prisión y la imputación de su esposa, Rosalía Iglesias, han hecho que el antiguo tesorero plenipotenciario comience a filtrar informaciones, papeles y documentación que va dirigida a la línea de flotación del Partido Popular y amenace con hacer caer el mismísimo Gobierno de España.

El anterior equipo de abogados de Bárcenas, ante su brutal cambio de estrategia, decide renunciar (si su minuta estuviera siendo abonada por el propio partido, tendría completo sentido) y se encienden todas las alarmas en Génova 13 ante el cariz que parecen tomar las declaraciones del imputado.

En 48 horas, el bufete de Javier Gómez de Liaño, tras escenificar un encuentro en Soto del Real, decide asumir la defensa del ex tesorero y, sorprendentemente, no pide tiempo para conocer los vericuetos del caso.  ¿La nueva estrategia a adoptar está ya tomada y no pasa por nuevas declaraciones?  ¿Se avendrá Bárcenas a seguirla a rajatabla?  ¿Quién abonará la abultada minuta de un bufete de esas caraterísticas?  ¿Se ha terminado, como consecuencia, el goteo mediático de filtraciones alarmantes?  ¿Siendo Gómez de Liaño columnista de El Mundo, la intervención de Pedro J. Ha sido medida para provocar una reacción en el encausado?  ¿Veremos una "voladura controlada" de un caso ya sin vuelta atrás?  ¿Le han hecho una oferta que no ha podido rechazar?


Hola Javier, soy Josemari ¿recuerdas que te hice un favor?  Ha llegado el momento de que lo devuelvas... 

3 comentarios:

Javier Marcos dijo...

Fermín, tal cual. Aquí hay 20 años (nada más y nada menios) de favores que pagar. Como dice una amiga mía, esto es un rapública banarera, bueno peor, monarquía.
Este país necesita estallar pero desde abajo con todas las consecuencias.

javier gonzalez dijo...

¡ LO HAS CLAVADO !
´El Padrino` de Mario Puzo, es sin lugar a dudas, el libro más leído por mi, y la película, la que más veces he visto. Conservo la trilogía en VHF y en mi modesta opinión, "la cosa es tal cual"
Me preocupa enormemente que al final todo quede en una apropiación indebida, en una evasión al fisco y poco más.
Este no es un caso como el de ´ALCAPONE` que lo importante, era meterlo en la cárcel, aquí lo importante, precisamente, es que Bárcenas tire de la manta, que nos diga, que empresas son las que entregaron los millones a cambio de los contractos de obras y hacerles pagar por ello.
En Galicia, en las obras del AVE, se pagaron las expropiaciones por debajo de su valor real, no se repusieron servicios o los que se repusieron, fueron inferiores a los que había, algunos daños causados, aún hoy no fueron indemnizados, dejando a humildes trabajadores con sus viviendas dañadas de por vida. Esta es la triste realidad y las consecuencias de esas políticas mafiosas. Eso solo podían hacerlo, "Metiéndose a los políticos en el bolsillo, como si fuesen calderilla"
Entiendo que si no se le da un cambio radical a ésta forma de hacer política, España, no volverá a tener otra oportunidad, ¿capici?
Te animo a que continúes escribiendo. Expresas como nadie lo que muchos pensamos.
Saludos.

Antonio Martín López dijo...

Las correspondencias entre la tragicomedia del PP y la historia del "Padrino" son biunívocas.
Razón lleva Javier Marcos cuando dice que nuestro actual SYSTEM habría que hacerlo saltar por los aires, no caben más parches.