sábado, 6 de julio de 2013

3 perspectivas, el mismo calor


Una vuelta sigue a otra con las sábanas empapadas de sudor, trataba de minimizar el contacto con la cama pero la ley de la gravedad es implacable.  Se levanta, el agua fresca que sale de la ducha le infunde ánimos y vuelve al lecho con la esperanza de que, esta vez sí, va a conciliar el sueño.  Diez minutos más tarde comprende que es imposible y el ventilador en que depositó sus esperanzas de descanso solo revuelve el aire pesado y caliente.

El cerebro se desborda en ensoñaciones extrañas que el duermevela potencia con una sensación de realidad frustrante.  La niña ha quedado con sus amigas para ir a la piscina y, hasta el día diez, no ingresarán los 600 euros del paro.  En el monedero solo quedan 25 y la nevera agota los últimos recuerdos de la compra de hace quince días.

La muchacha se ha portado bien, ha aprobado todo y, con una sonrisa cómplice, acepta sin reparos la cruda realidad de la familia.  No puede pedirle más.  Decidido, irá a la piscina y ellos volverán a comer en casa de sus suegros.  Si no fuera por su pensión no sabe como vivirían.

................................. 

El colchón de gomaespuma de la celda es un horno y no se mueve una brizna de aire a pesar de tener el ventanuco abierto de par en par.  Esto no puede seguir así.  La privación de libertad es muy dura, los minutos se hacen horas y la presencia de ánimo se va minando a toda velocidad.  Esto no puede seguir así.  Tumbado boca arriba, en pantalón corto, echa de menos las sábanas de hilo, la presencia cálida de su mujer, el aire acondicionado… en otras circunstancias estaría en un hotel de lujo, quien sabe si en alguna isla perdida del Índico, sometido a una severa dieta a base de langosta y daikiris.  Un paseo en yate hasta el atolón y dos horas de buceo rodeado de exuberante vida marina.  Esto no puede seguir así.  Si ellos no hacen nada, tendrá que hacerlo él.

..................................


A las tres de la mañana no se oye un alma en la calle y, antes de apoyar la cabeza en la almohada, ya ha caído rendido, presa del agotamiento.  Sueña con los felices días de la universidad; seis años para sacar una ingeniería aeronáutica no son el mejor aval para desenvolverse con soltura  sirviendo hamburguesas, refrescos y patatas fritas en una cadena de comida rápida. ¿Era él tan sumamente odioso cuando fue adolescente?  A las nueve sonará el despertador y volverá a la rutina de enviar currículos a cientos de empresas y visitar algún polígono por si hubiera suerte.  Por la tarde le espera el humillante uniforme y los odiosos adolescentes.  Sus amigos le dicen que no se puede quejar…

4 comentarios:

Macue dijo...

Un fiel reflejo de la realidad, aunque echo en falta al golferío político amante del vil metal, que ni entra en la cárcel, ni se revienta de trabajar, ni tiene una idea, siquiera remota, de lo que es el paro.
Gracias por el tres en uno.

Javier Marcos dijo...

Fermín, siempre das en el clavo, aunque yo diría que 4 en 1. Falta el 'rebozado' apestoso de toda la inmundicia incluída la real. Ya nadie espera nada de esta Pesticia.

María dijo...

Pensar que esto es un cuento,de eso nada!Es tan real esas horas qué te pasas que no puedes dormir esta soledad diaria esta impotencia de no poder no poderte levantar otra vez porque No existe la posibilidad está, la realidad de un País España...

anisalan dijo...

Realidad pura,echo de menos la visión inhumana de quienes no tienen carazón,los q lo han vendido a cambio de dinero y su único valor es el placer material,y para conseguirlo han vendido también su dignidad