domingo, 27 de abril de 2014

¿Alguien se lo cree?


Vuelven a las andadas, aunque podríamos decir a las andanadas.  El equipo económico del Gobierno, también conocido como los Delegados de la Troika para España, han repuesto las pilas de sus megáfonos y se han lanzado a los Medios (Mediocres) de Comunicación con la vieja Buena Nueva:  La recuperación es un hecho.

Así, el ministro De Guindos, puso ante las cámaras su estudiado discurso de vendedor de crecepelo para anunciarnos un crecimiento medio de 1,5 % del PIB en los próximos años.  Esta cifra está calculada con el mismo rigor que emplea un redactor de horóscopos y basada en una serie de estimaciones en las que la clave estriba en la palabra “medio”, es decir, en el hipotético (e improbable) caso que la economía creciese un 0,5 en 2014, un 1 en 2015 y un 3 en 2016, sumarían un 4,5 % que, dividido entre 3, daría 1,5.  ¿Alguien se lo cree?

Del mismo modo, el candidato a tiempo parcial, Arias Cañete, debería abstenerse de hacer declaraciones después de probar los exquisitos caldos que ofrecen las bodegas españolas, porque le llevan a afirmar, preso de la euforia, que el Seudogobierno de Rajoy finalizará su mandato con menos paro del que encontró al llegar.  No descartemos que los estadísticos estadistas tengan preparadas, una tras otra, sucesivas modificaciones de la fórmula para contar desempleados y, al convocar elecciones generales, se produzca el dudoso milagro de tener a seis millones de personas buscando trabajo pero ninguna contabilizable oficialmente.  ¿Alguien se lo cree?

Produce rubor, macerado en indignación, escuchar a los voceros oficiales y oficiosos que, en cuanto ven un micrófono, le lanzan con inconsciencia a pregonar las mejoras que está experimentando el colectivo de Personas Dependientes.  Afirman que ha descendido la cifra de dependientes a la espera de ayuda y no les falta razón.  Lo que no tiene ninguna gracia es que esa bajada se produce por el goteo miserable de quien va muriendo sin recibir del Estado la ayuda que necesitan imperiosamente.  Los familiares, a la vez que extenuados cuidadores, lo saben muy bien pero el mensaje va dirigido a embaucar a quien no tiene un caso que le afecte directamente.  La pregunta es ¿Alguien se lo cree?

Reducen becas, escamotean en atenciones médicas o farmacéuticas, atracan a diario a IVA armado, permiten un peligroso deterioro de las carreteras, criminalizan todo lo relacionado con la Cultura pero, a la Banca, su ojito derecho, que no le falte de nada.  Desde el comienzo de la Gran Estafa, han sido más de 300.000 millones de euros los que se han inyectado en la vena de las entidades financieras.  No contentos con eso, ahora nos enteramos que ha autorizado una nueva dosis de 40.000 más que, clandestinamente, en forma de ejecución de avales del Estado, irán descontando paulatinamente de la caja que abonamos con nuestras vidas y haciendas.  Eso sí, nos dicen, nos cuentan, nos venden por enésima vez que la banca está saneada.  ¿Alguien se lo cree?

Siempre fui un admirador entregado al Realismo Fantástico de García Márquez.  Nada que ver con esta Economía-Ficción de serie B que publicitan con alharacas en todos los informativos y prensa afín.  Lo jodido es que siempre hay alguien que se lo cree.


2 comentarios:

Javier Marcos Angulo dijo...

Fermín, efectivamente lo jodido de toda esta parafernalia de mierda es que todavía hay mucha gente que se lo cree y les sigue votando!!!!

Miquel Xavez dijo...

Nos estan matando con destreza, no ya lentamente porque las cifras se disparan, los suicidios aumentan al igual que la violencia que generan. los dependientes como yo misma, luchando como jabatos.

Pero no pienso cerrar la boca hasta que los vea caer y lo vere Fermin, lo vere aunque tenga que reencarnarme, por mis cojones !!!!