domingo, 29 de marzo de 2015

Mariano Rajoy, un demócrata radical


Así, de sopetón, puede que el título produzca algo de asombro; “Este chico salió anoche y se ha puesto a escribir bajo los efectos de la fiesta”, pensará alguien.  Nada más lejos de la realidad.  El término “radical” solo hace referencia a su sentido etimológico: Relativo a la raíz.  Repasemos la historia:

Todos conocemos el origen de “Democracia”, procede del griego Demos (pueblo), Kratos (gobierno), con el sufijo Ia (cualidad de); es decir, es el “Gobierno del Pueblo”.  Hasta ahí, todo muy bonito.

Es menos conocido el contexto en el que nació ese concepto:  Alrededor del año 500 a.c., Atenas era gobernada por aristócratas y tiranos que participaban de modo activo en el gobierno de la Polis (ciudad), recibiendo el apelativo de Políticos.  El resto de habitantes: pobres, siervos y esclavos, no tenía ninguna influencia en las decisiones que se adoptaban y eran denominados Idiotas.

Vemos entonces la similitud del concepto primigenio de Democracia, aplicado radicalmente por Mariano Rajoy y todas las administraciones regidas por el Partido Popular:  Solo hay dos tipos de ciudadanos, los políticos y los idiotas.  Tampoco seamos simplistas, el Sistema ya estaba ahí y ha sido aprovechado por los sucesivos gobernantes pero, es indudable, la mal denominada Crisis ha supuesto la excusa perfecta para exacerbar sus efectos.

Todas las iniciativas legislativas adoptadas por el Gobierno han ido encaminadas, con más o menos disimulo, a favorecer los privilegios de la élite Política dominante (entorno financiero, grandes corporaciones, patronal y un, cada vez mayor, círculo de individuos que pasan indistintamente de un lado a otro de la línea difusa que separa lo público de lo privado).  Esos privilegios han cristalizado a costa de un constante recorte de derechos de los Idiotas (laborales, sociales, educativos y sanitarios) que han trasvasado ingentes cantidades de dinero público (de todos) a manos privadas (de unos pocos) mediante teóricos rescates, privatizaciones descaradas y robo sistemático de los recursos públicos, instalando un sistema de corrupción (ahí la raíz es latina: Acción y efecto de destruir globalmente por putrefacción), que ha propiciado que los potentados lo sean aún más y los empobrecidos dispongan cada vez de menos.

¿Qué hacer?  Volviendo al origen etimológico, hemos de dar la vuelta a la situación y propiciar una Idiocracia donde, los Idiotas, pasemos paulatinamente a desempeñar papeles Políticos reduciendo a la mínima expresión la diferencia entre unos y otros.

En la antigua Grecia, el Ágora era la plaza pública donde los políticos deliberaban y legislaban sobre todos los asuntos de interés.  Hoy día, con el alcance de los Medios de Comunicación, Internet y redes sociales, el ágora moderna está instalada en cada casa y su influencia, para bien y para mal, es determinante a la hora de crear opinión.  Por ese motivo los Políticos necesitaban, de una parte, dominar y dictar los mensajes que nos llegan a través de los medios y, de otra, restringir su potencial de agitación y encauzarlo para que nada ni nadie ponga en peligro su sistema de latrocinio y sometimiento.  Por eso, bajo el eufemismo de Ley de Seguridad (seguridad de quedarte como estás), han sucumbido a la tentación de dictar a Ley Mordaza y, aunque no pueden evitar que cada persona piense lo que quiera y lo exprese, si pueden castigar a quien lo haga.

Mariano Rajoy, con sus iniciativas legislativas destinadas a preservar el dominio de modernos aristócratas (adinerados) y tiranos (gobernadores), demuestra ser un demócrata radical, lo que no termino de entender es por qué le ha cogido tanta manía a Grecia si es su fuente de inspiración ¿o ya no lo es?





5 comentarios:

Jose Silva dijo...

Parece que llevamos años metidos en un bucle. Algunas veces avanzamos y , otras retrocedemos, cabe pensar tambien que la diferencia entre, la Grecia democratica de los años 500 a la actualidad en España, cambia muy poco, en este caso seria Demos (pueblo) y Kacos de (chorizos) democracia de chorizos.

enric anega dijo...

Nuestra vida es como una sierra dentada. Subimos y bajamos. Lo malo es que bajamos más de la cuenta. Nos roban, nos engañan, nos mangonear, y encima les siguen votando. Esto es España, solo es que hay más gente que vive bien y por eso nadie mueve ficha.

kchoman1 dijo...

El gran Pericles se dio cuenta de que necesitaba dar voz y voto al pueblo, para mantenerlo fiel ante los peligros del exterior. Pues Mariano- con su habitual capacidad intelectual- está creando el peligro interior torturando a quienes lo encumbraron y lo pusieron en el trono. Caerá aplastado por sus propias mentiras.

Siloe Sombra dijo...

Todo un ejercicio de memoria tu texto, muy agudo e inteligente... me ha encantado leerte. Comparto con gusto.
Saludos.
Reme.

Rita Relata dijo...

Comparto opinión. Nada mejor que la Idiocracia para reconducir la anoevolución en evolución, sin más. Muy bueno. Bss.