domingo, 1 de marzo de 2015

Mis propuestas para tu ciudad. Hoy: Urbanismo y vivienda


Después de casi cuatro años convulsos, plagados de recortes de derechos y servicios, es difícil resistirse a la tentación de la crítica, una crítica descarnada e implacable que tiene el efecto sicológico de vaciar el depósito de agravios y, al exteriorizarlas, evitar que acabemos todos en una institución siquiátrica.  No obstante, cuando ya sabemos todo lo que se ha hecho mal, llega el momento de poner sobre la mesa lo que haríamos si estuviéramos en el poder, de proponer alternativas y soluciones realistas, positivas y viables para demostrar la vigencia de lo público al servicio de la ciudadanía, en suma, de elaborar un programa electoral.

Con independencia de cuál sea la formación política que lo lleve a cabo (cada cual se inclina por alguna y yo, que tengo mis ojos puestos en Izquierda Unida, también), no pienso entrar en el laberinto del sectarismo y pongo a disposición que quien lo crea oportuno mis ideas y propuestas para unas elecciones municipales a celebrar en mayo.  

Empezaré por la boca del lobo: Urbanismo y vivienda, 10 propuestas:

El Urbanismo ha sido la piedra angular sobre la que se ha edificado la fortaleza de la corrupción que, a escala municipal, no ha asolado; de modo que urge cambiar los conceptos, las formas y, sobre todo, los objetivos.

Una ciudad tiene ciertas similitudes con un ser vivo y, por lo tanto, necesidades y expectativas de crecimiento pero, éste, no debe ser utilizado para construir son control buscando llenar las arcas (y algunos bolsillos) sino, con la sostenibilidad por bandera, buscar cubrir las carencias que una ciudad pueda tener y ajustarse a ellas.

Un Urbanismo Participativo:

-Todas las actuaciones urbanísticas que se emprendan, ya sean nuevos barrios o remodelación de los existentes, pasarán ineludiblemente por unos estudios que, con la metodología I.A.P. (Investigación y Acción Participativa), sitúen sus prioridades en las necesidades manifestadas por los ciudadanos, sujetos protagonistas en vez de objetos paganos.  Hasta que, en el ámbito legislativo nacional, no se modifique la L.R.B.R.L, la célebre ley de bases, el Pleno asumirá el compromiso de hacer vinculantes las decisiones que se adopten en cada I.A.P. llevada a cabo.  En todos los casos se aplicarán los siguientes criterios:

-La construcción y dotación de equipamientos públicos en cada nuevo desarrollo (centros educativos, sanitarios, deportivos y de ocio) discurrirá paralela a la de las viviendas, estando a disposición de los vecinos desde el primer día y aumentando la cobertura de servicios según aumente el número de habitantes.

-Los nuevos edificios construidos no superarán las 5 alturas, contemplando excepciones en forma de “edificios singulares” que no superen el 10% del total.  No pudiendo exceder la superficie utilizada del 25% de la zona, destinando el resto a viales, parques y jardines (primando el uso de especies autóctonas y sostenibles).

-Todo el nuevo alumbrado público instalado será de tecnología LED, alimentado por paneles solares individuales por luminaria.  Contra el argumento de su alto precio (no tanto), está su ahorro energético, escasísimo mantenimiento y coste cero en infraestructura, cableado y subestaciones eléctricas.

-Cada edificio construido estará dotado de paneles solares en su cubierta que cubra, en todo o parte, las necesidades de luz, agua caliente, calefacción y aire acondicionado.  Para los edificios ya existentes se dispondrá de un sistema de ayudas y créditos blandos que faciliten su instalación.  Pocos dudan que las trabas legislativas existentes ahora para el autoconsumo, desaparecerán de un plumazo en cuanto cambie el color del gobierno central.

-Cada edificio construido estará dotado de aljibe que dote de agua para riego y otras necesidades distintas del consumo humano.

-Una empresa municipal, constituida a tal efecto, dispondrá de suelo público para construir viviendas a precios asequibles, destinadas a jóvenes o familias con pocos recursos.  Las cuentas de esta empresa se auditarán, como es preceptivo, al final de cada ejercicio y sus beneficios, si los hubiere, pasarán a las cuentas municipales.

-De cada 3 viviendas construidas por la empresa municipal, una será destinada a alquiler social, con una cuota de arrendamiento del 20% de los ingresos familiares acreditados.  Con esta iniciativa, cada ayuntamiento dispondrá en el futuro de un parque de viviendas públicas dignas a disposición de familias en riesgo de exclusión social.

-Cuando una construcción supere el Índice de Aprovechamiento Urbanístico normalizado (previa autorización justificada), se destinará el 10% de ese exceso a equipamiento municipal o viviendas para el parque público.

-La instalación de centros comerciales de gran superficie, estará regulada en función del número de potenciales destinatarios, sometida al criterio de los vecinos afectados y de carácter híbrido, destinando una parte de su superficie a equipamientos públicos.


Próximamente:  Participación Ciudadana.





1 comentario:

enric anega dijo...

Eso es una utopía Fermin, aunque viable, pero dudo que eso lo lleguemos a ver. Sería lo correcto para un buen funcionamiento. Saludos