sábado, 4 de enero de 2014

Escribiendo la carta...


Queridos Presidentes Magos (es que ahora en casa somos republicanos):

Este año que ha pasado desde vuestra anterior visita he sido muy bueno: He aceptado los recortes sin rechistar, he pagado todos los impuestos que me correspondían y los que nos habéis colocado para tapar los agujeros de los bancos, he vivido por debajo de mis posibilidades, pagado mis deudas (como siempre), me he creído todas las maravillas del Gobierno que me ha contado la tele y, como el año pasado, sigo en lista de espera para resolver esos problemillas en el riñón causados, sin duda, por la herencia recibida; denuncié a un vecino que, cobrando 400 euros de paro, fregaba escaleras para dar de comer a sus 3 hijos (poco menos que un delincuente), puse la X en la casilla de la Iglesia y convencí a mi padre para que no denunciase sin motivo la ventajosa inversión de las preferentes que le vendió su caja de ahorros.  Lo dicho, un santo.

Teniendo en cuenta que el año anterior también lo hice y me trajisteis una rebaja de sueldo y una subida de todo lo demás, he decidido cambiar de gustos y pedir algo diferente:  El próximo viernes os vais a pasar por La Moncloa, vais a coger al gobierno en pleno y lo vais a soltar en pelotas en el rincón más perdido de Siberia, a ver si hay suerte y se tienen que calentar a hostias.

Creo que es el regalo que me merezco.  Siempre vuestro


Torcuato, el ex pusilánime-obediente.

3 comentarios:

ImaginaElMar dijo...

Una buena carta , yo no lo habría escrito mejor. A ver si te traen lo que pides y de paso lo q pedimos casi todos

Estanislao García Rey dijo...

Yo habría puesto 2 denuncias, 1 por trabajar en negro y la otra a la administración por dejar así a una persona

Desalentado dijo...

Pues no crea que su carta es para nada displicente. Demasiado benévolo, es, con semejantes delincuentes.