martes, 27 de marzo de 2012

LOS MISERABLES



Sería incalculable la evaluación del daño que la crisis económica está haciendo a este país.

Corría el rumor de la afección de los jubilados por las obras.  Allí, apoyados en la valla, comentaban entre ellos la deficiente mezcla del mortero, el escaso tiempo dejado para fraguar el hormigón o la excesiva (o escasa) llaga entre el ladrillo visto…  La crisis ha terminado con la construcción y con este entretenimiento inofensivo de nuestras clases (mal llamadas) pasivas.

¿Cuál ha sido la alternativa?  Intereconomía y pestilencias afines.

Resulta vomitivo ejercer de espectador de cualquier tertulia mañanera en nuestros parques, jardines, paseos o ambulatorios.  El argumento siempre es el mismo:  Lo infinitamente perversos, retorcidos y manipuladores que son los de izquierdas (incluidos los zurdos), que componen un conjunto de “Maldad Químicamente pura” y los seráficos que son los dirigentes de la derecha obligados, contra su benéfica voluntad, a adoptar soluciones quirúrgicas para corregir los desmanes de los rojos (talmente como con Franco, más o menos).

Del mismo modo que se realiza un profundo análisis sicológico para comprobar la idoneidad de los aspirantes a una licencia de armas, se impone urgentemente testar los fundamentos democráticos de los aspirantes a atacar, a micrófono o imprenta armada, a las personas que, por motivos que ni sabemos ni nos importan, optan (optamos) por destinar su voto a la parte izquierda del espectro político.

Incultos, fiesteros, mamarrachos, vividores, paniaguados, ignorantes, primitivos, cromagnones, delincuentes, arrebatacapas, ladrones, golpistas, asesinos, desvalijadores de lo público en beneficio propio al precio que sea, …  En resumen, Miserables con licencia para destrozar vidas y haciendas; sería una incompleta serie de adjetivos que, las personas de bien, nos pensamos cien veces antes de etiquetar a los subhumanos que, sin el menos atisbo de duda, lo merecen.  Ellos no.

Les aconsejo tener cuidado, los teclados, micrófonos, impresoras y demás aparatos alimentados con electricidad reaccionan de una forma muy perjudicial para la salud del usuario cuando, éste, vierte de forma copiosa e incontrolada su espesa baba sobre ellos.

El día 29 demostremos la contundencia de nuestros argumentos.  

Somos más y somos mejores.  el 29M HUELGA GENERAL ¿Faltas tú?






3 comentarios:

Javier Pérez (hipos) dijo...

¡Felicidades! Escueto y claro. El tono indignado un poco más contenido que el de Rosa María a la que se le nota más todavía la INDIGNACIÓN.
Salud.

Fermín dijo...

Gracias Javier. La concisión, esa gran desconocida (a veces).

Vicente Rodríguez Otero dijo...

Me gusta el artículo por que pone de relieve que la derecha sociológica está crecida y es capaz de argumentar, bueno de repetir supuestos y de afirmas cosas que no son verdad, ya sin ningún tipo de complejo.
Lo que no acaban de entender los aparatos políticos y sindicales de la izquierda, también preñados de populismo, es que la batalla cultural es al final la que gana sociológicamente, la que determina el voto hacia un lado y la que frena al individualismo con argumentos y empatía.
No hay otra.
Toda esta reflexión, en última instancia es para decir que el post me gustó y agradecer al autor su esfuerzo.
Un saludo.