domingo, 7 de abril de 2013

De la constitución portuguesa y del humorista Floriano



El fallo del Tribunal Constitucional portugués, que declara contrarios a la Carta Magna algunos de los recortes emprendidos por el gobierno luso, ha supuesto un cataclismo que, sin ninguna duda, empezará a cobrarse víctimas en plazo breve de tiempo. 

Las élites financieras globales que, de manera implacable, están vaciando las arcas públicas de los países señalados como “prescindibles”, ya han encontrado la excusa que necesitaban para avanzar la distancia que les separaba de su objetivo final:  Unos países, que son juez y parte, formarán el “núcleo duro” de la economía mundial y, otros, los señalados hábilmente por el sibilino dedo de la Deuda, ocuparemos sin más opciones las habitaciones destinadas al “servicio”:  Población amedrentada por el paro, la ausencia de derechos, con bajos costes salariales, formada para desempeñar solamente puestos de mano de obra directa y, como consecuencia, a las órdenes de lo que dicten los señoritos de los pisos de arriba.

Tengo la desagradable sensación de estar a punto de presenciar una tropelía de graves repercusiones:  Si, las medidas económicas perpetradas, contravienen algunos mandatos constitucionales, éstos se derogan y punto.  Se venderá como una medida transitoria a la espera, por supuesto, de la promulgación de una nueva constitución europea que refleje, en su texto, las dos castas europeas que se pretenden: La Europa rica, veleidosa y blindada y la Europa pobre, la fuerza bruta que, con su trabajo, propicia el tren de vida de la primera.

¿Lo consentiremos?


Ese humorista emergente (no tiene ni puta gracia) que responde por Carlos Floriano, se ha descolgado con otra de esas declaraciones enunciadas con solemne ligereza y referidas, en esta ocasión, a los admirables miembros de la PAH y la táctica del “escrache”:  “Quieren conseguir con la violencia lo que no consiguieron con los votos”.  Y no se sonroja ni nada.  Querido amigo Carlos (a quien todos queremos ya un poquito más):  Desconozco a qué violencia te refieres, veamos:
¿A la de acceder al poder mediante un Programa Electoral falso hasta en el título? 
¿A la de contemplar impasibles como, los mismos bancos, cuyo rescate del lodo estamos pagando de nuestro bolsillo, expulsan de sus casas a ciudadanos que han perdido su empleo? 
¿A la de enviar a la Policía a “ajusticiar económicamente” a personas honradas mientras los (presuntos) delincuentes se jactan con altanería de sus manejos mientras se van a esquiar? 
¿A dejar sin cobertura sanitaria a quienes han perdido su empleo? 
¿A, siguiendo las directrices de la CEOE, condenar a toda una generación a malvivir en empleos precarios (cuando los alcanzan), sin un horizonte que les permita encauzar sus vidas?
O ¿A poner en manos de amiguetes los recursos públicos, destinados a financiar servicios, por un “quítame allá una comisión” o un carguito?

Sería conveniente, amigo Carlos, una aclaración al respecto, no vaya a ser que, tu brillante futuro sobre los escenarios de toda España, se vea truncado por una dolorosa caída en el descrédito que tu talento no merece.

5 comentarios:

javier gonzalez dijo...

Empezaba a creer que solo yo miraba las cosas así (al menos Ya somos dos). Me gustaría que nuestro ejercito se manifestara, como recientemente lo hizo el portugués, entonces, iba a ver el Floriano ese lo que es un escrache de verdad. ;)
P.D./ Por cierto, la R.A.E. no recoge la palabra escrache, pero lo hará.

María Riba de Lago dijo...

Magnífico punto de vista Fermín. Dejo una reflexión: Siempre se van los mejores, Miliki te echamos de menos, pues antes veiamos "los payasos de la tele", en vez de a este señor Floriano. Saludos! Betyks

Felix Bolchevique dijo...

Como de costumbre, amigo Fermín, pones el dedo en donde más les duele. En la verdad. Somos muchísimos los que pensamos como tú. Enhorabuena por tu artículo, como siempre.
Un abrazo.

Miguel Lopez dijo...

Coincido plenamente. En cuanto a las declaraciones, no dejan de ser una muestra más de su prepotencia.

José Antonio Jiménez Vega dijo...

También tengo esa misma sensación de estar asistiendo a una tropelía de graves repercusiones, como bien indicas. Esto es consecuencia directa de haber entregado nuestra soberanía(derecho que tiene el pueblo a elegir a sus gobernantes, sus leyes y a que le sea respetado su territorio. ) a los grandes poderes financieros, a los que muy bien protege el FMI. Portugal lleva dos años cumpliendo a rajatabla lo que la troika le pid, y no se ven resultados por ningún lado. No conozco ningún caso en los que la única receta para todos los males del FMI diese resultados. Austeridad y crecimiento, tan difícil como soplar y sorber la sopa al mismo tiempo. Como digo no conozco ningún caso en los que estas recetas neoliberales no hayan hecho más que empobrecer y exclavizar naciones. Si nos engañan una vez, la culpa es de ellos; si lo hacen más veces es nuestra culpa dice el refrán.
Enhorabuena por tu artículo. Aprendo mucho de todos los blogueros. Me parecen muy interesantes pues no están en consonancia con ninguna línea editorial.

Un saludo. @gonzaloboon