sábado, 13 de abril de 2013

De la época de cambios al Cambio de Época



Esta semana han fallecido dos personas cuya obra trasciende el factor humano y les convierte en verdaderos personajes públicos, para mal y para bien; Margaret Thatcher y José Luis Sampedro.

La primera, junto a su socio Reagan, sentó las bases políticas y económicas para que hoy suframos el cataclismo que se está llevando por delante vidas y haciendas.  Su apuesta descarada por el liberalismo propició la creciente toma de poder, a escala mundial, de las élites financieras en detrimento del poder político, que pasó a ser un pelele vestido de domingo, y del poder social que mostraban los ciudadanos al rechazar la aplicación de medidas que lesionaban sus intereses, que quedó como la masa incómoda que, cada cierto tiempo, cree que decide algo metiendo papelitos en una urna. 

las decisiones adoptadas por el tándem Thatcher-Reagan ni siquiera eran nuevas, eran la adaptación de las tesis liberales del siglo XIX al último cuarto del siglo XX.  Para que luego digan que el Marxismo es una filosofía decimonónica y trasnochada.

Mientras la Unión Soviética y los países de su órbita ejercieron de contrapeso político, económico y militar; las élites financieras al mando (en la sombra), procuraron dar una de cal y otra de arena para evitar una inclinación ciudadana hacia las tesis socialistas, que les hubiera desmontado el chiringuito desde la base.  Una vez disuelto el Bloque Soviético, con un abrazo progresivo a las tesis capitalistas, la década de los noventa y los primeros años del nuevo siglo, representaron una orgía de dinero que fluía en una sola dirección, de abajo a arriba.  De los polvos Thatcher-Reagan vienen estos lodos que nos llegan hasta el cuello.

Las ideas del maestro Sampedro, desde su modesta cátedra, suponen la Némesis de las tesis neoliberales, abrazadas con pasión y entrega sumisa por el Partido Popular y asumidas desde la complacencia por los gobiernos del partido socialista.  Sampedro nos advierte que, el Estado del Bienestar, no es más que un artificio emprendido por las élites dominantes para compensar el factor “igualdad” defendido en las sociedades comunistas y, muerto el perro, se acabó la rabia.  El proceso de desmontaje de ese escenario se acelera ante nuestra atónita mirada.

El cambio de paradigma social es un hecho:  Se han terminado los tiempos en los que una persona tendrá un trabajo estable durante su vida laboral y, después, una jubilación digna; el adjetivo “público” queda estigmatizado en beneficio del concepto “privado” y, de ahora en adelante, tendremos que pagar por todo (por todo lo que pueda generar un beneficio económico); el “Demos”, el pueblo, sólo será tenido en consideración para cuadrar las Cuentas de Resultados y está siendo sustituido, ya formalmente, por el “Plutos”, los ricos, en el ámbito donde se toman las decisiones.  Nuestro sistema político ya es una “Plutocracia” (siempre pensé que le sobra una “L”).

Las tesis “buenistas”, que apuestan por cambiar el sistema “desde dentro”, no tienen sentido, salvo que estén sustentadas por un espíritu colaboracionista.  Cuando los cimientos de un edificio están corroídos, sirve de poco revocar la fachada o cambiar el tejado, porque antes o después se vendrá abajo.  Se impone una demolición total y comenzar desde cero, desde la base, la construcción de un nuevo edificio en el que, esta vez sí, quepamos todos.


3 comentarios:

Cecilio Castro, Caballero dijo...

como siemore Fermin, unos comentarios muy acertados, da gusto leerte cada semana

javier gonzalez dijo...

Cómo siempre lo has clavao joio!! ¡Que bien te expresas!, estas habilidades son las que envidio sanamente.

José Antonio Jiménez Vega dijo...

Esta semana ha sentido verguenza de ver cómo ha tratado algunos "medios de comunicación” la muerte de J.L. Sampedro, supongo que nadie es profeta en su tierra, Dicho ésto. Esta semana fallecieron dos personas y dos formas de ver las cosas diametralmente opuestas,Thatcher y sus políticas neoliberales de la Escuela de Chicago, que tanto daño ha hecho y sigue haciendo, y no hay que irse a preguntar a Chile,Argentina, las estamos sufriendo también en Europa con el desmantelamiento de lo público....
Me quedo con una cita de Sampedro "Hay economistas que estudian para hacer más ricos a los ricos, otros
estudiamos para hacer menos pobres
a los pobres".
Un placer leerte. @gonzaloboon