sábado, 19 de enero de 2013

¿CÓMO QUE “NO TE CONSTA”?



Una primera estimación podría determinar que, Luis “El Cabrón”, movió cantidades muy por encima de los 30 millones de euros, de dinero negro, en su etapa a cargo de las cuentas de Alianza Popular, primero, y del Partido Popular después.  Siendo una práctica alarmante, lo verdaderamente escandaloso sería el origen de ese dinero.  Afirman que procedía de comisiones varias (muchas y jugosas) y donaciones secretas (a cambio de qué).  A nadie se le escapa la “costumbre” de inflar artificialmente el precio de licitación de una obra pública de modo que, la mordida o comisión que percibe la persona o entidad que haya tras la administración, salga directamente de los Presupuestos Públicos.  O lo que es lo mismo, se habrían financiado y enriquecido robando el dinero de todos.

Por lo que se ve, se trataba de una maquinaria perfectamente engrasada que garantizaba el ingreso constante de grandes cantidades de ese dinero a lo largo de muchos años, no de un pellizquito hoy, otro pasado mañana, etc.  Eso se llama una Organización Criminal.

Se habla de un reparto mensual de sobres, por los despachos de la calle Génova, que irían desde los 5.000 hasta los 15.000 euros.  Se cuenta que estos “complementos” bajo cuerda comenzaron ya en los tiempos de AP y han continuado, prácticamente, hasta nuestros días (sólo con hacer una simple multiplicación resulta una cifra mareante) y, atención, se enfatiza en que Rajoy no habría percibido un céntimo por este procedimiento.  Nada se dice (ni se niega) del resto de las personas que constituyeron la dirección del partido…

Se han constatado unos exponenciales incrementos en el patrimonio, de muy difícil justificación, de determinados dirigentes Populares que, o bien se han escondido o han articulado balbucientes excusas de credibilidad cero.  Enriquecimiento personal por medios ilícitos, se llama.

Ahora, la figura de Dolores de Cospedal, se ha erigido como la justiciera que puso fin a estas conductas delictivas (por mandato de Rajoy, quien no habría hecho nada hasta entonces) y, confieso no haberla entendido bien, habla de palos que aguantan velas (se referirá a los propietarios de veleros) y, señala contundente, que “quien lo hace, se le paga” (o algo así).

¿Estos son los regeneradores democráticos?  En absoluto, son los cleptócratas que, apoyados en sus cómplices de la Patronal y la Iglesia, nos están despojando, de lo que es de todos, en su propio beneficio.

La Ley establece procedimientos para que primero, devuelvan todo lo robado, e, inevitablemente, den con sus huesos en la cárcel.  ¿Tendrá la Justicia lo que hay que tener para actuar con contundencia y ejemplaridad?  No sé, no sé.

Un mínimo de decoro por su parte se sustanciaría en la disolución inmediata de las Cortes, la convocatoria de elecciones y… ¿Vuelta a empezar?  Porque la tibieza con la que ha reaccionado el mayor partido de la oposición nos hace temer lo peor.

Dicen que poner en la misma frase “políticos” y “honradez” es una temeridad.  Yo no lo creo, sigo pensando que hay mucha gente capaz, formada y honesta con capacidad para poner fin a este régimen de mangoneo insaciable.  Este es el momento, démosles la oportunidad.




2 comentarios:

maite. dijo...

comparto todas y cada una de tus palabras,seria hora de que se retirasen los carcas politicos y den paso a savia nueva y lo mas importante savia no corrompida..

Vicente Jiménez dijo...

El siguiente paso es si aquel tira de la manta yo también ...
Y Una democracia divide los poderes para que aunque este tipo de conductas tenga lugar, te descubran y lo pagues en carne y dinero ...
Cuando, al igual que en España, no hay división de poderes, la conducta delictiva se cubre y se crea un efecto de bola de nieve. Si aquel lo hace, yo también ...
en este diabólico efecto dominó el sistema se corrompe hasta que alcanza el límite donde la corrupción es el sistema.