domingo, 2 de diciembre de 2012

GRANDES PALABRAS, PEQUEÑOS PERSONAJILLOS



La casta desvergonzada que nos Bobierna no ha mostrado empacho en dilapidar, uno a uno, los derechos sociales conseguidos con cárcel, palizas, sangre y vidas de muchos luchadores durante los difíciles años del franquismo y la transición inacabada.  Así, han pasado por la máquina trituradora los tres pilares del Estado del Bienestar: La Sanidad Pública y gratuita, con unos niveles de calidad que eran referente en el mundo; un sistema educativo al alcance de todos los ciudadanos, con independencia de su nivel económico y unos servicios sociales que, en general, trataban de compensar las carencias de los más necesitados y que, ahora, han convertido en una reedición de la beneficencia y, en particular, una Ley de Dependencia que, una vez liquidada, ha dejado desamparados a los colectivos más vulnerables de nuestra sociedad.  Por cierto, a los pensionistas, también les han pasado por la piedra.

Añadamos la maceración y deglución ominosa de los derechos laborales que ha derivado, tras una digestión dolorosa, en unas hermosas heces conocidas como Reforma Laboral o el abandono escandaloso y posteriores intentos de criminalización de 6 millones de desempleados a los que, para compensarles de su frustrante situación vital, se les expulsa de sus viviendas por unas entidades financieras que, no sólo nos estafan, sino que se jactan de ello con un desahogo multimillonario.  Todo ello con la complicidad represora de unos cuerpos de seguridad herederos de la ferocidad de otras épocas que creíamos superadas.

Para hacer más llevadera nuestra pesada carga, se ha procedido a una liquidación sistemática de cualquier voz crítica en unos medios de comunicación que, a veces con placer, a veces con arcadas, loan las medidas que toma nuestro amado Bobierno sin reparar en el hecho incontestable de que, en realidad, están tomando las medidas de nuestro ataúd.

Desconozco quién les asesora pero, aunque sólo fuera por vergüenza, deberían abstenerse de adornar su permanente latrocinio de derechos y dineros, con términos grandilocuentes como: Libertad, solidaridad, lealtad, responsabilidad, …

Cuando escucho a estos personajillos, vulgares lacayos de medio pelo, vomitar estas grandes palabras sin un mínimo sonrojo; no puedo evitar imaginarme los desgarros que producirían en sus comisuras, hasta tal punto, que habría a quien la boca le terminara por dar dos vueltas a la cabeza.

Ya llegará el día en que vayan a Urgencias a que les den unos puntos y no encuentren a nadie que les atienda.

8 comentarios:

yiyovicente dijo...

Magistral, una vez más.

Natalia Docampo dijo...

yiyovicente dijo...
Magistral, una vez más. Yo suscribo su opinión!

María Riba de Lago dijo...

Ya está pasando! 2 muertes en 2 aeropuertos, que recortaron el servicio médico. A los trabajadores de la sanidad se nos bajó el sueldo, se nos aumentó la jornada laboral, se nos ha recortado la paga de Navidad, algunos llevamos años y años con contratos cada 6 meses, y ahora, que tocan a los pacientes, es cuando ya no podemos más. Necesitamos defender la Sanidad pública, para todos y todas, universal y gratuita. La sanidad se financia con IVA e impuestos sobre hidrocarburos, que pagamos todos, incluidos inmigrantes "ilegales". Es de las mejor valoradas a nivel mundial, con niveles de investigación y atención por encima de la media y de las más baratas. Y ahora se lo dan todo a sus amigos, para hacer negocio con la salud de las personas. ¿Vamos a permitirlo? Saludos y enhorabuena por tu post!

Antracita1 dijo...

Gracias Fermín, imposible explicarlo mejor. Para muchos de nosotros sobrevivir cada día es mas difícil, porque cada mes somos un poco más pobres. Hace tres años, ganaba un sueldo decente, tenia un trabajo y dignidad, el trabajo y el sueldo ya los perdí y la dignidad me la están arrebatando

Fermín dijo...

La dignidad es lo único que no nos pueden arrebatar... Es un lujo que no está a su alcance.

Anónimo dijo...

El ejercicio de hipocresía de esta gente, nos está haciendo sentir como un `pueblo idiotizado. Pero, por otro lado, se está despertando una nueva generación que ha dejado atrás la indiferencia, para implicarse de lleno en la defensa de los valores que nos quieren usurpar. kchoman.........muy buen artículo!!!

juan merkader dijo...

Hola Fermín, te equivocas, cuando nos lo arrebatan todo, se llevan también la dignidad... El neoliberalismo ha acabado con toda la teoría escandinava (Olof Palme) del Estado del bienestar, haciéndonos retroceder décadas en derechos sociales. Saludos.

Fermín dijo...

Mi (nuestra) dignidad no es negociable. La cuestión escandinava era en otro momento y en otro lugar. No me agrada decirlo pero, el descarado latrocinio al ciudadano actual, o se resuelve a hostias o ya no se resuelve...

Saludos